Estados dolorosos - Descripción y tratamiento

¿Tiene dolores? ¿Son intensos, persistentes y limitan sus actividades cotidianas? El dolor es la razón por la que más se visita al médico. No lo subestime, no se aguante y busque una solución.

Nota:
No utilice este artículo ni ningún otro del internet para determinar un diagnóstico. Sólo un médico puede realizarlo. No posponga la visita al médico y busque una solución a su problema de salud a tiempo.

¿Está buscando solución para dolores, edemas e inflamación?
Ahora con la posibilidad de probar gratis la magnetoterapia Biomag 3D.
Probar
Pain - description of diagnosis and treatment
Fotografía : Estados dolorosos

Descripción de los estados dolorosos y las causas

Se trata de molestias subjetivas asociadas con daño real o potencial al tejido vivo del cuerpo. Es una condición muy individual que se percibe de manera diferente en cada persona.

El dolor agudo es de carácter protector, ya que actúa como una señal de advertencia indicando que el cuerpo ha sido lesionado de alguna forma. Aparece repentinamente, por ejemplo después de sufrir un trauma. Puede ser punzante o ardiente y por lo general dura poco tiempo.

El dolor crónico es aquel que se prolonga durante meses o incluso años. A menudo va acompañado de frustración, depresión y desesperación.

Su forma frecuente es el dolor neuropático. Éste se presenta en varias enfermedades como la diabetes, el cáncer o la esclerosis múltiple. Se pueden experimentar sensaciones muy dolorosas aunque sin presencia de un estímulo doloroso (alodinia), o bien se produce una elevada sensibilidad al dolor (hiperalgesia).

El dolor crónico puede ser asociado con la espalda, articulaciones, músculos, cabeza, o puede ser dolor causado por daños al nervio, por ejemplo en la diabetes, polineuropatía, herpes zóster, borreliosis. También incluyye dolores fantasmas, postoperatorios y muchos otros.

El dolor afecta significativamente a muchas áreas de la vida de quienes lo padecen. Su alivio es fundamental para mejorar la calidad de vida y para un tratamiento posterior.

Tratamiento de dolores – cómo deshacerse de las molestias

El tratamiento es complejo. Si se conoce la causa, el tratamiento irá enfocado a eliminarla. En los demás casos se trata de aliviar el dolor.

El tratamiento farmacológico consiste en la administración de antirreumáticos no esteroideos (inhibidores de la ciclooxigenasa, antiinflamatorios no específicos como ibuprofeno o diclofenaco, etc.), que alivian el dolor y previenen la inflamación. También se utilizan opioides que tienen un fuerte efecto analgésico. Pero cuidado, ¡se puede producir adicción! Por otra parte, se recetan antidepresivos o ansiolíticos.

En algunos casos el médico puede sugerir la cirugía. Es posible complementar el tratamiento con psicoterapia, o bien con terapia física y electroterapia.

  • Antirreumático no esteroideo: Medicamento no esteroideo contra el dolor, la inflamación y la fiebre.
  • Opioides: Tipo de medicamento con fuerte efecto analgésico.
  • Antidepresivos: Medicamentos para tratar la depresión.
  • Ansiolíticos: Fármacos para eliminar los síntomas de la ansiedad, la tensión mental y el estrés, miedo o nerviosismo.

Dentro del tratamiento fisioterapéutico de algunos síntomas de los estados dolorosos, la magnetoterapia pulsátil de baja frecuencia desempeña un papel importante, gracias a sus efectos analgésico, miorrelajante, antiedematoso, curativo y antiinflamatorio. Reduce la inflamación, alivia el dolor y estimula la curación de los tejidos dañados, mejorando la movilidad y aportando un alivio general.

La ventaja es la posibilidad de uso individual en un entorno de cuidado domiciliario que permite al paciente seguir con el tratamiento intensivo fuera de un centro sanitario.

Otra ventaja es la posibilidad de iniciar el tratamiento a tiempo para controlar las crisis de dolor.