Polineuropatía - Descripción y tratamiento

¿Siente que disminuye o desaparece la sensibilidad en las extremidades? Si padece de polineuropatía, también puede sentir calambres, ardor y dolores, debilidad y espasmos musculares, o tener dificultades al caminar y muchos otros síntomas. Otra manifestación característica puede ser la pérdida de masa muscular en las extremidades.

Nota:
No utilice este artículo ni ningún otro del internet para determinar un diagnóstico. Sólo un médico puede realizarlo. No posponga la visita al médico y busque una solución a su problema de salud a tiempo.

¿Está buscando solución para la inflamación y el dolor?
Ahora con la posibilidad de probar gratis la magnetoterapia Biomag 3D.
Probar
Polineuropatía: descripción, terapia
Fotografía : Polineuropatía

Descripción de la polineuropatía y las causas

La polineuropatía es un grupo de diversos trastornos de los nervios periféricos. En su mayoría se trata de una afección sistémica múltiple, cuyas causas son influencias tanto internas como externas.

Las polineuropatías más frecuentes son:

  • polineuropatía aguda y crónica, inflamatoria y desmielinizante,
  • polineuropatía en la artritis reumatoide,
  • neuropatía diabética (en pacientes diabéticos con trastornos del sistema vascular),
  • polineuropatía alcohólica,
  • polineuropatía con borreliosis de Lyme, dolores en el aparato locomotor,
  • polineuropatía tóxica, por ejemplo tras intoxicación con benceno, disulfuro de carbono o plomomercurio,
  • polineuropatía por medicación neurotóxica
  • polineuropatía metabólica y nutricional, por ejemplo hipotiroidismo y desnutrición.

En el caso de sospecha de la polineuropatía, el médico realiza un examen general, la electromiografía (EMG), pruebas de laboratorio y a veces una biopsia nerviosa o muscular.

Sin embargo, en el 20-30 % de los casos la causa de la polineuropatía no se conoce ni en clínicas especializadas.

Tratamiento de la polineuropatía – cómo deshacerse de los síntomas

Las polineuropatías son enfermedades que afectan a todo el sistema nervioso periférico, es decir a fibras sensitivas, sensoriales, motoras y vegetativas, aunque su afección puede variar dependiendo del lugar y modalidad.

Por eso también varían los síntomas: parestesia y disestesia, entumecimiento, dolor neuropático, temblores, espasmos, calambres musculares, paresia, fatiga, atrofia muscular, problemas de equilibrio, etc.

El tratamiento se basa principalmente en solucionar la enfermedad que ha causado la polineuropatía, por ejemplo, eliminar la exposición a sustancias tóxicas o administrar suplementos vitamínicos.

El tratamiento de la polineuropatía diabética consiste en mantener los valores normales de glucosa en sangre. Una dieta adecuada es un requisito básico para controlar el nivel de glucosa y para evitar más daños nerviosos.

Para aliviar dolores y otros síntomas se utilizan analgésicos, antidepresivos y otros.

Es importante prevenir la aparición de defectos en la extremidad inferior.

  • Antidepresivos: Medicamentos para aliviar los síntomas de la depresión clínica.
  • Defecto en la extremidad inferior: Daño a la extremidad inferior debido a una enfermedad sistémica, generalmente desarrollando lesiones menores, como resultado de isquemia de extremidades destrucción de tejido, infección o úlcera.
  • Electromiografía (EMG): Examen de bioseñales eléctricas de músculos esqueléticos.
  • Glycemia: Nivel de azúcar en la sangre.

Como prevención de la pérdida de masa muscular y otros tejidos se incluye rehabilitación física, sobre todo ejercicio para mejorar y mantener el equilibrio y la movilidad de las manos.

El tratamiento sintomático de la polineuropatía consiste en la reducción del dolor neuropático y los síntomas autonómicos. Se administran sobre todo antirreumáticos no esteroideos (antiflogísticos) o los opiáceos para aliviar dolores severos.

Dentro del tratamiento fisioterapéutico de la polineuropatía, la magnetoterapia pulsátil de baja frecuencia desempeña un papel importante, ya que actúa exactamente sobre los síntomas que la mayoría de los pacientes sufren más, gracias a sus efectos analgésico, curativo, regenerativo y antiinflamatorio. Alivia el dolor, reduce complicaciones inflamatorias y mejora las condiciones metabólicas en los tejidos aportando un alivio general.

La ventaja es la posibilidad de uso individual en un entorno de cuidado domiciliario que permite al paciente seguir con el tratamiento intensivo fuera de un centro sanitario.

Otra ventaja es la posibilidad de iniciar el tratamiento a tiempo cuando aparecen los primeros síntomas. Las aplicaciones diarias y a largo plazo son beneficiosas como mantenimiento del estado de salud.